miércoles, 2 de febrero de 2011

COBDAR




Pueblo de Cobdar, en plena sierra de los Filabres con la montaña de mármol como centinela



Aquí las entrañas de la tierra son blancas, aunque de vez en cuando el amarillo busca una ranura por donde enseñar su brillo. El verde exterior resplandece en primavera compitiendo con un cielo tan azul que ya quisiera el mar para sus aguas. Nací entre olor a mármol y azahar, entre juncos y esparto, retamas y paletas. Crecí lejos de esa luz cegadora de casas encaladas y piedra orgullosa. Pero corre entre mis venas el fandanguillo hirviente de un pueblo blanco y verde que nunca he dejado. De aquellos tiempos guardo el corretear entre almendros, olivos y naranjos. Ceñidos a mi memoria viven agostos adolescentes, donde las manos dibujaban caricias sobre la piel y el beso ya era labio. Cobdar , aquí nací yo.

(Sigo recuperando textos)




2 comentarios:

Mos dijo...

Y muy bien que haces en recuperar textos. Sobre todo cuando en ellos vuelcas el amor y las añoranzas que sientes por tu pueblo.
Los recuerdos y vivencias nos enganchan a la tierra que nos vio nacer y crecer.
Me parece un bello homenaje a ese pueblo andaluz que convive con esa majestuosa montaña blanca.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Terly dijo...

Vengo a agradecerte la atención y amabilidad con que nos has atendido esta mañana y al ver tu amor por Andalucía, coincidente con el mío aunque no sea andaluz, he querido dejarte aquí estos versos que dan fe de ello:
Un beso.

EL SUR

Mar azul, cielo azul y luz de nieve,
perfumes a jazmín y verde albahaca,
claros patios de flores en relieve
que alegres pintan sus paredes blancas.

¡ Oh pueblo con estirpe de omeyas !
¡ Oh cantos en sus noches embrujadas
en las que tocan palmas las estrellas
hasta las tantas de la madrugada !

¡ Oh tierra de geranio y aceituna !
en ella se quedó mi alma colgada
de un verde rayo de esa verde luna
que Federico viera agitanada.

Terly