jueves, 27 de enero de 2011

Entre mis pliegues el sueño



(Texto con algunos años y hoy recuperado)

Tenía una nube preñada de sueños entre los huecos de mis costillas, nacida, en cada gesto de tus dedos al roce casi pluma. Tenían mis ojos, la luz incandescente de luceros, entre los barrotes de mis pestañas atrapada. Me creí poseedora de la línea frágil que llaman felicidad. ¿y ahora? hoy no tengo nada fuera del peso de mi espalda. Un derrame de caricias a tus oídos apagó todo aquello que tal vez nunca cambió el tiempo del verbo. Tenía, si, tenía, entre mis pliegues el sueño.


3 comentarios:

Anabel dijo...

Y aún, aún lo tienes. Estoy segura.

Nos vemos el próximo jueves.

Besos,

Anabel

Mos dijo...

De aquel "tenía" preñado de sueños surgen los "tengo" hecho realidad ahora.
Vamos cumpliendo etapas y nunca olvidamos ni dejamos a un lado del todo los sueños. Surgen nuevas caricias, otros afectos y, con ello, mantenemos imborrable esa línea fina llamada felicidad.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Elisa Berna Martínez dijo...

Qué los sueños salgan de los pliegues y pasen a ser realidad. Un abrazo poeta.