jueves, 8 de noviembre de 2007

MALDITA HIPOCRESIA


Disfrazada de aromas
Y una mano tendida.
Regalando tus labios frases
de cariño dudoso
y no pedido por mis oídos.
Rasgas las vestiduras
que no cosimos.
-no hay agujas
para hilos de inocencia
y cinismo.-
Solo el tiempo cura lo dicho
y retrae a la memoria lo vivido.
Ya intenté una vez
coser las heridas
a tanta palabra hueca.
Ya intenté una vez
dibujar una sonrisa
a flores que no olían a frescas.
Y acabé girando la mirada
hacia un camino nuevo
sabiendo que para cruzarlo
tocaba apartar piedras.
Aprendí, ¡sabe Díos si aprendí!
Me levanto y ando nuevamente
sin miedo que me aprisione el costado
sin lamento para entregarte
ni atención para prestarte.

22 comentarios:

Mainumby dijo...

que no quede rastro es una muy buena señal...

apartar las piedras es todo un desafío, ché, no todos nos animamos...


yo también suelo coser heridas, doy mal las puntadas y los parches que pongo no sirven de mucho. las goteras siempre me agarran todas juntas...

un abrazo fuerte!!!

Manuel Rubiales dijo...

Ser� verdad entoces que de todo se obtiene un aprendizaje, y eso de apartar las piedras del camino antes de emprenderlo es, tal vez, necesario para no volver a tropezar y caer.
Vino y besos.

Malena dijo...

Estamos rodeados de muchas palabras vacías que se dicen con la mejor de las sonrisas haciéndonos en el fondo daño porque percibimos la falsedad.

Nuestra vida está hecha a base de costuras que duelen, ¡qué duda cabe! pero que te permiten que no te vuelvan a engañar más.

es un aprendizaje doloroso pero efectivo.

Camina siempre con la certeza de que todo lo has conseguido tú a base de quitar piedras del camino.

Un beso, Maribel.

Tesa dijo...

Que las palabras huecas sean condenadas a extinguirse, que la hipocresía se vuelva contra los que la practican, que se queden solos, porque ese será su condena, la soledad y el olvido.

El tema no es agradable, pero tu lo cuentas con tu maestría habitual, y nunca digo lo que no pienso.

Un abrazo, Maribel, y si alguna de mis fots te inspira, será un honor para mi.

Orestes (Ex Al) dijo...

Un tema interesante tratado con puro lirismo.
Espero que siempre puedas apartar la piedras que interrumpan tu camino, porque pensar que los hay sin piedras, es pura utopia.
Un besazo

A.Querejeta dijo...

Nuevos pasos dices,
y que el tiempo cura lo dicho.

No te falta razón.
Somos tan culpables que hemos dicho
como de las que hemos tenido que oir.

Somos culpables
de nuestra condición humana.

---
Eso de "retrae a la memoria lo vivido" me recuerda a Luis García Montero que decía que al recuerdo se vuelve igual que a los verano, con ganas de tocar el mar.

Hoy escuché una anécdota que me dio mucha envidia. Uno de mis profesores, nieto de un difunto académico de la lengua me contaba cómo cuando él era niño su abuelo le llevaba a pequeñas reuniones de amigos, donde recuerda, entre otros, a Ángel González recitando poemas.

Algunos no tuvimos esa suerte y solo podemos imaginar la voz del poeta mientras leemos el libro.

Me he enrollado demasiado.

Un beso blogspot.

Manual de Antrología dijo...

en ocasiones hablas de frescura y rebeldía al leer nuestros poemas. pero este viene calentito, pleno de carácter, de aprender a decir POR AHÍ NO y escoger otro camino, aunque cueste, aunque tengamos que apartar piedras, aunque la vida nos ponga una lanza en el costado queriéndonos hacer santos.

maldita hipocresía, sí

y bendita palabra!

María Narro dijo...

Y qué te digo si yo tropiezo con el viento?? a mí no me hacen falta piedras.

Pienso, Maribel, que la vida es un tropezar continuo y hay que saber levantarse, y tú sabes.

Vomitr ese dolor en poesía es bonito.

Un abrazo.

Sandra Garrido dijo...

Pues así es Maribel, en esta vida nos seguidan engañando, nos seguiremos enamorando, seguiremos cayendo y volveremos a levantarnos, pero es que así no fuera.....qué aburrida sería ¿no?

Un abrazo

Felipe Díaz-Miranda dijo...

Siempre me indignó que lo numeraran todo...

de lo tuyo, si me dejas, me quedo con esto:

-no hay agujas
para hilos de inocencia
y cinismo.-

Gracias por meternos en blogs a visitaR... aremos lo propio

algaire dijo...

Me gusta tu forma de escribir porque aunque el tema sea doloroso siempre decides ir hacia un camino positivo y los malos recuerdos los tratas sin rencor, no hay odio en tí y si quizás mucha comprensión.
:-) Sigo buscando cuadro.
Buen fin de semana.

Maribel Sánchez dijo...

Mainumby, no te preocupes por las goteras que si hace falta te envio yo un paraguas que tengo donde cabemos todos.

Gracias. Un beso

Maribel Sánchez dijo...

Es cierto Manuel, de todo se aprende, y también es cierto que tropezamos y caemos tantas veces que este escrito mío desgraciadamente no va a quedar desfasado nunca.

Un beso y gracias por llegar

Maribel Sánchez dijo...

Malena, estamos reados de tanta incertidumbre que me he comprado un costurero del tamaño de una casa.

Gracias amiga, un besazo.

Maribel Sánchez dijo...

Tesa, el honor es mio de poder contar con tu permiso.

Muchisimas gracias.

Un gran beso.

Maribel Sánchez dijo...

Cierto Orestes, pura utopía, pero ir apartando unas cuantas igual sirve para los que vienen detras. (eso debe ser otra utopía también)

Besazos.

Maribel Sánchez dijo...

A. Querejeta, "quien esté libre de pecado que tire la primera piedra"

Yo intento tirarlas continuamente pero sería hipócrita si dijera que siempre, y no, no suelo serlo.

Besos de esos también para ti.

Maribel Sánchez dijo...

Antrología, chicos, me repito mucho ese POR AHI NO, pero por aquello de "el hombre es el único animal....." suelo encontrar piedras, rocas y peñones.

Exacto: maldita hipocresía y bendita palabra.

Besos.

Maribel Sánchez dijo...

María que con nosotras no hay huracán capaz de tumbarnos definitivamente.

Besazos y a seguir levantandose.

Maribel Sánchez dijo...

Sancdra, tu que casi me conoces, sabes que prefiero aburrirme a tener que lidiar con ese genero de "personas", tal vez sea eso lo que me pierda, pero bueno son muchos años siendo como soy y cambiar ahora....... no, va a ser que no.

Besazos gordos y sonoros

Maribel Sánchez dijo...

Felipe, gracias a ti por llegar a este rincón.

Un beso.

Maribel Sánchez dijo...

Algaire, al rencor y al odio los tengo encadenados en un arcón en el fondo del mar, nunca me gustaron y no se usarlos.

Gracias amiga, yo también busco pero seguro que tu encuentras antes.

Besazos.