lunes, 7 de enero de 2013

acdc back in black





Escuchando a AC/DC

Quizás mañana me apetezca
escuchar el sabor de un tango
palpitante en el corazón.
O tal vez busque entre notas
de romanticismo y mensajes de amor.
Quién sabe, puede que  un saxo,
un violín o una guitarra española
sean capaces de hacerme sentir
sola, en esta rueda de multitud.
Hoy no, hoy quiero fuerza
ritmo estrepidante  y suficiente
que me arrastre, que acelere
todos mis instintos, todos mis latidos
en perfecta rebelión.
Mientras suena AC/DC soy capaz
de olvidar y repudiar, todos los minutos
que huelen a desolación.
Hoy mataré el romanticismo
en una sola canción.


2 comentarios:

Mos dijo...

¿Y por qué no? Se puede matar al romanticismo por un día. El ritmo trepidante o el ruido estrepitoso de una canción heavy también necesitan su día de gloria en nuestros latidos.

Buen bálsamo para la desolación. El piano melódico puede esperar.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Oréadas dijo...

Dale fuerte Maribel que suene bien.
Besitos y un feliz año