miércoles, 11 de abril de 2012

“Nadie me ha preguntado por mi color favorito
por mi miedo más rabioso.
A nadie importa mi hazaña
la que hoy cambió mi mundo.
Entre el bullicio del mar de voces
encontré el silencio rotundo.”(D.Romera)


Hoy me duele la ignorancia
de aquellos que en mi presencia callan
y al girar cualquier esquina
clavan, su afilada daga
en una espalda ya acostumbrada.
Hoy me duele la única espina
de una rosa en mi ventana
con aroma de olvido y color de suspiro.
Hoy me duelen las palabras
hechas golpe en mi rabia
la corrección anda clavando mis labios
ante tanta mirada.





2 comentarios:

Mos dijo...

Las gentes ignoran pero juzgan. Camuflan de apariencia su envidia y su amargura.

Puede que los versos sean la mejor aspirina para estos dolores que nombras.

Y a los demás, "Adiós, muy buenas"

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Oréadas dijo...

Hay quién no se sabe medir más que por lo que habla, y de ahí que la estatura de su persona, se liliputiense.
Maribel, un beso.