martes, 6 de marzo de 2012

Volvieron mis pasos sobre los mismos pasos de antaño
escuchando tu nombre pronunciado en las calles de mi memoria.
La misma esquina de esperas transcurridas, mostró a mis ojos
un ayer bañado por sombras de recuerdo.
Siguen los adolescentes escribiendo minutos de espera
en los mismos escalones, en los mismos bancos
donde tantas huellas hemos dejado.
Aquellos portales que fueron cómplices de besos robados
son refugio de manos entrelazadas ahuyentando despedidas.
No se atreve la realidad, ni el paso de los años, a mostrar su imagen
repentina, a borrar el recuerdo que me asalta mientras tu nombre
sigo escuchando.





2 comentarios:

Mos dijo...

Querida Maribel: Me he alegrado enormemente de ver tus versos puestos aquí de vuelta.

Lo importante es eso. Lo demás forma parte del camino que nos ha tocado recorrer.

Genial sentir tus latidos poéticos de nuevo, Sí.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Oréadas dijo...

Como Mos, mi alegría de volverte a leer Maribel, echaba de menos tus versos.
El ayer pasó y en la memoria quedan solo el recuerdo nos lo trae al presente, en el futuro que no quede ni huella.

Besos