miércoles, 30 de septiembre de 2009

Cuando querer ya no es tanto


He gastado cien hojas de papel pensándote
miles de sueños donde la caricia era tuya
he dejado la luz de mis quimeras encendida
con la esperanza de que iluminara tu camino
y hoy al fin:
te acercaste a rozar mi mejilla.

He pronunciado tu nombre en mi silencio
humedecido tus labios con los míos
he llorado tu ausencia
y hoy al fin:
me regalas tu presencia.

Y te retengo en mi retina
sin miedos, sin esperas
porque es tu palabra quien abriga
tantas horas de impaciencia.

Y decirte que te quiero
cuando querer…..
ya no es tanto.



12 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Maribel:
Los últimos tres versos son estupendos. Dan y resumen.
Besos.

anamorgana dijo...

Estupendo poema me ha gustado.
Besos
anamorgana

mos dijo...

Querer, amar, esperar.
El tiempo pasa y afianza o desgarra los vínculos.
Cuando querer ya no es tanto
¿qué queda?
Miles de palabras perdidas,
abrazos no compartidos, distancia, lejanía, ojos húmedos y miradas que divergen.
Y poco más.
Un abrazo de Mos que te lee.

M & J dijo...

Preciós Maribel, una caricia val més que mil paraules.
Els teus versos desprenen un amor especial.
És un plaer llegir-los, són una caricia per als sentits.
Una càlida abraçada,
Núria Niubó

Darilea dijo...

Precioso poema Maribel, espero que hoy paseís una hermosa velada, mi corazón está con vosotros.
Un besito

luisa dijo...

Siempre es el amor el que nos salva. El que nos arrastra al sitio inexorable de donde no se regresa con el mismo corazón con el que fuimos.

Precioso.
Un besazo.

Luisa Fernández.

Anabel dijo...

Sí, yo también me quedo con los tres últimos versos, sin duda, estupendos.

Nos vemos el jueves.

Besos,

Anabel, la Cuentista

Mery Larrinua dijo...

que hermoso!!! se siente un estado de tranquilidad emocional.
besitos mery

Àngels dijo...

potser ja no es tant
potser no cal dir-ho tant
potser es que estimar
no necessita més...
que viure estimant

una abraçada

*E_lys_a* dijo...

Me alegra reencontrarme con tus versos inspirados. La estrofa final es tan contundente que estremece.

Un abrazo.

RMD dijo...

Hermoso y con desconcertante final, pregunta a la autora: ¿Querer ya no es tanto, porque lo que pensábamos querer, en realidad era deseo, y con el tiempo nos damos cuanta de nuestro erros primero? ¿El sexo es un motor para arrancar, pero si no se pone gasolina, no lleva a ningún lugar? ¿La primera persona del poema, descubre al fin que tras mucho sufrimiento, todo era un espejismo, y en realidad ya no queda ni cariño, sino una vaga simpatía? Refiere a todo eso o estoy completamente equivocada. Como ya te dije, el final me desconcierta... Un besazo y sigue desconcertando, me gusta darle al cerebro del corazón.

qui sap si... dijo...

Més etèries,
les paraules que et dedico,
no tenen vestit de tinta
ni matalàs de blanc paper,
però segueixen veta amb veta,
el sentiment de les teves.
Curtes són,
les estones on les carícies
dansen els balls juganers
on ens retrobem,
descobrint la càlida llum
que surt dels teus ulls.
Petons regats,
lentament amb llàgrimes
que venen a veure
com s’apropen els llavis.
Prems fort el meu cos
en una abraçada plena,
feta a poc a poc,
degustada com un exquisit plat,
amb tots els sentits posats.
Mentre callen les paraules,
treballen les retines,
buscant enfront
els miralls rodons
dels altres ulls.
Llavors, com un cant
que s’acaba, m’expliques
que estimar no és tant.