viernes, 5 de octubre de 2007

TERCERA PLANTA, PRIMER MOSTRADOR

¡Aquí estoy!
con las úlceras prestadas
sangrando.
Los labios discrepando burocracia.
El orgullo ensalzado.
La ira en el cajón bajo llave
tinta incolora entre los dedos
y zapatos de tacón alto.
¿Me ves?
¿no?
¡Espera!
Voy a colgarme la corbata
de los traspapelados.
Puede que mi garganta,
emita el grito de los ignorados.

6 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

Creo que te sineta bien esa corbata, que me han encantado las ulceras pretadas, y todo ese lenguaje que te adentra en la lucha diria por decir "justicia" y que se nos oiga, y no seamos solo un grano de arena que se lleva el viento.

Un abrazo

El Viento dijo...

Ignorados por la burocracia a uno y otro lado. Claro que sentirte ignorado por el "obligado" burócrata del otro lado del mostrador, resulta como que más deprimente la mayoría de las veces...

Un beso Maribel, de una funcionaria que por lo menos fuera de, utiliza los papeles para otros menesteres.

en tierra de nadie dijo...

Muchos escondemos ira en los cajones, secretos en los zapatos, falsas identidades bajo el disfraz de corbatas y chaquetas que nos obligan a vestir. A muchos se nos queda la voz en la garganta y nos tragamos los gritos que se hacen úlceras: y las peores son las que nunca sangran.

Gran poeta. Gracias por ofrecernos tus palabras.

etdn

Maribel Sánchez dijo...

Granito a granito se hacen montañas Sandra. Gracias amiga por ser y estar.

Besazos

Maribel Sánchez dijo...

Por suerte actualmente son más los/as funcionarios/as competentes que los que se esconden detras de montañas de papel.
Estoy segura de que tu utilizas los papeles tanto fuera como dentro muy bien.

Besazo Viento.

Maribel Sánchez dijo...

En tierra de nadie, tu "nombre" me encanta.

Nos hacemos el nudo de la corbata mutuamente?

Besazo y gracias por llegarte.