martes, 2 de octubre de 2007

FELIZ EL ALMA


Me enseñaron al nacer
donde anida el respeto.
Anudaron a mi cintura
lazos de palabras,
incapaces de acoger el silencio.
Nadie tocó mis labios con odio,
ni tan solo una gota de rencor
creció entre mis dedos.
Cosieron de mis ojos
la vida, sin matices negros.
Esculpieron en mi alma
la fuerza y lucha
capaz de llevarme al remanso
del ansiado puerto.
Y de tanto como me dieron,
orgullosa sigo viviendo.
Con todo esto, ¿crees
que te echo de menos?
Nadie te dirá, que -aunque hermoso-
te has convertido
en un pésimo recuerdo.

10 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

fELIZ ME SIENTO DE VERTE RESURGIR EN ESTE POEMA, BELLISIMO EN CONTENIDO .

OTRO DE ESOS BESOS.

AHH, CON ABRAZO INCORPORADO

Sibyla dijo...

Maribel, gracias a tu visita he podido seguir tu huella..tienes dos bellos blogs. A mi me encanta la poesía, la pintura, el arte...
Así que no dudes que visitaré a menudo este espacio tan especial. Enhorabuena!!!!!
No hay nada como el mar para inspirarse....
Un beso.

Orestes dijo...

Dice en el comentario anterior, nuestra comuni amiga Sibyla que no hay nada como el mar para inspirarse.
En ese caso yo debería de estar continuamente inspirado porque vivo encima de la mar (para mi es femenino). Si no lo estoy para escribir, al menos si que lo estoy para leer poemas hermosos como el tuyo.
Enhorabuena y un beso con sabor a sal

Maribel Sánchez dijo...

Siempre ando allí arriba Sandra, aunque a veces parezca perdida en las profundidades, ya sabes aquello que dijo el gran maestro: "el poeta es un finguidor"

Vale me quedo esos besos y ese abrazo y te dejo aqui tropecientos de lo mismo.

Maribel Sánchez dijo...

Hola Sibyla!!

Realmente es un orgullo para mi saberte entre mis letras.
El otro blog lo tengo un poquito descuidado pero guardo material en el "cajón de las noches abiertas" que muy pronto dejaré caer en el.

Un beso amiga.

Maribel Sánchez dijo...

Orestes, solo llegar y ya andas dandome envidia!!!! anda hazme sitio que me voy a vivir contigo a esa mar mecedora de sueños e inspiración.
Gracias por llegar hasta mis humildes escritos y dejar rastro marino de tu presencia en ellos.
Hasta pronto amigo.

María Narro dijo...

Perfecto, Maribel.
Un beso.

Orestes dijo...

Olvidate de los pesimos recuerdos y buscate otros nuevos que seguro que te haran feliz.
Te ofrezco mi extraña amistad de navegante con un hogar sobre las olas.
Un beso

Maribel Sánchez dijo...

Gracias Maria!! al final me voy a sentir poeta ya veras que peligro.

Un beso

Maribel Sánchez dijo...

Orestes corres el peligro de que acepte ese hogar sobre las olas!!

Lo que si me guardo ya entre mis tesoros de islas es tu amistad, poco a poco y con buen paño, dejará de ser extraña.

Besazo